Academia de Medicina advierte que se vive segunda ola de Covid-19 en el país

El presidente de la Academia Nacional de Medicina de Venezuela, Enrique López Loyo, alertó este miércoles que la pandemia de Covid-19 en el país no está controlada en la actualidad y que tras la flexibilización ampliada por parte del Ejecutivo nacional anunciada para el último mes de 2020, «se está viviendo una segunda ola de la enfermedad en el país».

López Loyo subrayó que las mismas cifras oficiales han evidenciado un aumento significativo en el número de contagios y expresó que tanto en el servicio público de salud como en el privado se han registrado más casos de personas infectadas.

Además, enfatizó que el control del virus es «muy difícil de manejar» con la flexibilización ampliada y por el no respeto de las medidas de bioseguridad por parte de la ciudadanía.

CON INDUSTRIAS OPERANDO

Afirmó que es necesario que el sector industrial se mantenga operando debido a la crisis socioeconómica que agobia a Venezuela, pero que se habiliten espacios para que la operación dentro de las empresas sea menor al 40% y se pueda garantizar el distanciamiento social entre los trabajadores de la industria, así como también se lleve un control de casos en los empleados que laboran en el sector.

Indicó que aunque desde julio ya se habían presentado programas para llevar un control de los casos de personas infectadas dentro de las empresas, las mismas no pueden funcionar si no existe el acompañamiento necesario por parte de la administración de Nicolás Maduro para que las medidas de bioseguridad se respeten y se mantengan.

«Hemos observado que cuando se aplican las restricciones, no existe cumplimento fiel de la medida del uso de tapabocas o mascarillas. Se había restringido el uso del Metro con la necesidad de llevar guantes. Eso no está ocurriendo actualmente. También hay una presencia masiva en centros de compras en las últimas semanas», expresó en entrevista a TV Venezuela.

Cree que en la industria nacional se deben poner en práctica mecanismos como el monitoreo del ingreso por parte de cada trabajador o la aplicación de semanas de restricción a los grupos de trabajadores, con el fin de poder detectar casos a tiempo y evitar que la masa laboral se mezcle y se expanda el virus.

Eso, a su vez, debe ir aunado a mantener los empleos y garantizar los ingresos de los trabajadores.

Sugirió que el conocimiento para la protección que cada núcleo familiar posea es importante, por lo que reiteró el llamado a cumplir cabalmente las medidas de bioseguridad.

«Una flexibilización tan amplia como ha ocurrido, prácticamente tira al suelo todas las posibilidades que existan medidas sanitarias de restricción a partir de este momento porque hemos observado que la situación ha llevado que la población susceptible que ha salido a la calle está condicionando a llevar, en el caso de los jóvenes, a los abuelos y sis padres la patología, y está condiciendo a que se desate una nueva ola para la patología de la Covid-19», dijo.

Aseveró que deberían evaluarse esquemas subregionales de monitoreo para así ir viendo el comportamiento de la pandemia en las regiones y a partir de la data que se levante, realizar los planes de flexibilización y restricción que deben aplicarse en cada zona del país.

SIN VACUNA

Denunció que en Distrito Capital y Miranda se ha observado aumento significativo en los contagios, así como picos en Zulia y en la zona sur de Venezuela.

«Lo que queda de esta pandemia puede ser más largo en el caso nuestro porque no tenemos vacunas. Se ha establecido un convenio con la vacuna rusa, pero no ha terminado de ser distribuida (…) Vamos a tener la dificultad de que será progresivo y lento el número de pacientes que tendrá la probabilidad de recibirla, a diferencia de países industrializados que ya empezaron de manera exitosa la cobertura de poblaciones», describió.

Informó que tanto la OMS como la OPS han establecido una normativa respecto a las prioridades de cómo deben aplicarse las vacunas, donde el personal sanitario que está en contacto con la Covid-19 debe ser el primero que reciba la inmunización.

Luego, los grupos vulnerables y después se realiza un esquema progresivo para la vacunación de mayor a menor edad. Dijo que es importante conocer el esquema de vacunación que se aplicará en Venezuela, al igual que la instalación de una comisión bioética que analice y estudie los criterios usados para elaborar la medicina y dar a conocer a la población cuáles son las características y los efectos que puede tener.

Fuente: Tal Cual.