Aprende a preparar esta rica y sencilla Pizza casera cuatro quesos

Cómo preparar una pizza cuatro quesos. Actualmente la pizza está en boca de todos y probablemente ha desplazado incluso a los espaguetis, considerados como “lo más italiano”. Para preparar esta pizza cuatro quesos hemos usado la receta de masa de pizza casera que os contamos hace tiempo, que queda siempre esponjosa y suave.
Ingredientes
400 g. de masa de pizza (para la base)
15 ml. de aceite de oliva virgen extra
150 g. de salsa de tomate casera
3 cucharaditas tipo postre de orégano
250 g. de queso mozzarella
100 g. de queso azul (os recomiendo un gorgonzola)
100 g. de queso parmesano rallado
50-100 g. de un queso suave (puede ser un ricotta)
Una de las que más triunfa en casa es la pizza cuatro quesos o pizza ai quattro formaggi. Todas las recetas con queso que publico en el blog se convierten en las más leídas. Un plato con queso se convierte en un éxito en cualquier comida. En esta receta os aconsejo una serie de quesos italianos, pero podéis emplear aquellos que más os gusten. Combinadlos sabiamente y con un poco de equilibrio, conseguiréis vuestra pizza perfecta.
Preparación de la pizza cuatro quesos
Para esta pizza suelo emplear la masa clásica de pizza italiana, aunque podéis darle vuestro toque a la vuestra variando la mezcla de harinas, imaginación al poder para conseguir vuestra pizza preferida.
Precalentamos nuestro horno a 250º C.
Espolvoreamos con harina la encimera. Estiramos la masa con el rodillo de manera que quede lo suficientemente fina para que cuando la horneemos quede crujiente.
Añadimos la salsa de tomate frito casero o tomate natural triturado con una cuchara. Debemos untar toda la superficie dejando los bordes sin tomate, con un pincel o con la misma cuchara, con movimientos circulares.
Espolvoreamos con el orégano picado.
Metemos la base de pizza al horno sobre la plancha de metal. Bajamos la temperatura del horno a 200º C.
Queremos que se fije el tomate y orégano a la base y a la vez conseguir una base crujiente parecida a la de las pizzas profesionales.
La dejamos sólo 2-3 minutos, sacamos la pizza del horno y volvemos a subir a tope de temperatura (250 º C) para el horneado final.
Repartimos los quesos elegidos encima de la base que acabamos de sacar del horno.
Primero espolvoreamos con parmesano rallado. Añadimos los trozos de queso restantes, repartidos de manera estratégica por la superficie.
Horneado y presentación final de la pizza cuatro quesos
Acabamos con el queso mozzarella repartido por todos los huecos para que cuando funda se reparta por todos los huecos de la base. El contraste de los quesos, suaves y potentes será grandioso.
Horneamos a 230º C unos 10-12 minutos en la bandeja del medio con temperatura arriba y abajo. Aunque el tiempo normalmente dependerá de tu horno, del grosor que le hayas dado a la masa y de la cantidad de relleno.
Sacamos del horno y le añadimos un chorrito de aceite de oliva virgen para que esté más jugosa. Si la dejas unos minutos sobre una rejilla, la base no quedará nada húmeda y resultará más crujiente.
Y ya tenemos una gran pizza cuatro quesos, no sobrarán ni las migas. La cuestión es precisamente jugar con la cantidad de queso y los sabores que más nos gusten para hacer nuestra pizza 4 quesos.
Consejos para una pizza 4 quesos de rechupete
Hay que tener en cuenta que existen muchísimas variedades de quesos, así que solo queda investigar y probar.