Asegurando que «ni lava, ni presta la batea»; Alcalde de Sucre hizo el llamado al protector del municipio para trabajar por el bienestar del pueblo

Un nuevo llamado al protector del municipio Sucre, hizo el alcalde Yonys González, ante las trabas que ha seguido haciendo el también legislador Guly Bert Antúnez para el ejercicio de las funciones gubernamentales en beneficio de la colectividad.

El burgomaestre de Sucre, denunció que en reiteradas ocasiones el protector le  niega el suministro de combustible, tanto al alcalde que es la primera autoridad electa, como a las unidades del ente público para que no se pueda cumplir con la recolección de desechos sólidos, «es jugar al caos que puede desencadenar en una epidemia». Manifestó González

En el mismo, orden de ideas, señaló  que «esta es una forma muy mala y anacrónica de hacer política, pues el mal llamado protector del municipio, es un estorbo que no lava, ni presta la batea». Dijo

«Para nadie es un secreto- acotó – que no hay combustible para la alcaldía, ni para el productor del campo, pero ha proliferado la venta ilegal de combustible en cada barriada del municipio, donde se vende el combustible entre 2,5 a 3 dólares». Sentenció

«Lo mismo ha sucedido con el gas doméstico, el cual, han convertido en un negocio, mientras la población cocina a leña».

El burgomaestre señaló «que infinidades de veces le ha hecho el llamado a este señor primero, para que respete a la autoridad electa por el pueblo,  aparte las diferencias y se trabaje por el bien colectivo, pues, la política es entendimiento, no codazos, ni quítate tú, para ponerme yo». Reiteró González

El alcalde indicó que hace unos meses se le hizo un llamado para que interceda ante el gobernador Omar Prieto por el incremento de casos de paludismo que no  ha cesado, para el envío de autoridades sanitarias y epidemiólogos al municipio a fin de atender esta preocupante situación de salud y respecto a esto, nada se ha atendido».

Al contrario, el hospital de Caja Seca se encuentra técnicamente cerrado, mientras los ambulatorios de Bobures y Playa Grande están inoperantes, desconociéndose lo que hace con los medicamentos que le dan para que distribuya a estos centros asistenciales.

Esta situación es inédita en la historia del municipio- argumentó González- el colocarle un estorbo al municipio, para solo servirle a «los amiguitos y pandilleros».

Para noviembre cuando se realizará un proceso electoral, la población no olvidará lo que realmente, ha hecho «el mal llamado protector» por el bienestar de todos los sucrenses, aseveró el alcalde.