Benzema, la esperanza del Real Madrid en el derbi

La necesidad de gol de un Real Madrid carente de pegada convierte en obligatoria la presencia de Karim Benzema en el derbi madrileño del Metropolitano. El presente, asumiendo galones del gol, deja en el olvido un pasado de poco brillo del delantero francés ante el Atlético de Madrid. Apenas cinco goles y tres asistencias en 35 encuentros.

A ningún equipo se enfrentó más Benzema y le marcó menos. Solo el Barcelona aparece por encima en número de partidos de un Atlético de Madrid ante el que nunca asoció su nombre al gol. Sus nueve tantos en los clásicos se rebajan a cinco en derbis madrileños, números alejados de su pegada ante rivales como Athletic Club (catorce tantos en doce enfrentamientos menos) o Granada (trece dianas en apenas quince partidos). Sus víctimas preferidas.

A cualquier madridista se le viene a la cabeza una acción de Benzema ante el Atlético de Madrid. No marcó ni asistió pero sacó de la chistera una jugada magistral para la eternidad en la vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones en 2017. «Fue primero talento y confianza, estar seguro de ti mismo. Es una jugada muy bella», analizó Benzema meses después en un documental francés. «No lo pensé, cogí el balón y me dije: hasta el final», señaló.

Apurando la línea de fondo y dejando atrás en una baldosa a tres rivales que le acechaban -Savic, Godín y Giménez-, certificó Karim el billete a la final de Cardiff en una jugada que acabaría en el gol de la tranquilidad de Isco Alarcón. Era el sello, siempre exhibiendo clase, del delantero francés en el último derbi del estadio Vicente Calderón.

El día que fue decisivo con gol en un derbi madrileño fue en el penúltimo enfrentamiento. El 1 de febrero de 2020. Su último tanto al vecino. Benzema enterraba una racha de ocho años sin ganar en Liga del Real Madrid al Atlético en el Santiago Bernabéu e impulsaba a su equipo hacia el título a pase de Ferland Mendy (1-0).

Nueve años entre su primer gol y el último. Karim se estrenaba en un derbi en noviembre de 2009 y hasta su cuarta aparición no logró marcar. El 19 de marzo de 2011 firmaba un tanto tempranero en el Calderón para abrir el camino a un triunfo que sentenciaba Mesut Ozil (1-2). Se acostumbró a marcar pronto Benzema al Atlético en sus pocas apariciones goleadores. A los 2 minutos dejó su marca más veloz, en un empate a dos tantos en marzo de 2014 en la casa rojiblanca después de tres años y siete derbis sin marcar.

En el minuto 9 firmó el siguiente en octubre de 2015. Apenas un año y medio pero ocho partidos sin ver puerta en tiempos en los que el derbi se repetía en Copa del Rey, Liga de Campeones y Supercopa. En 2018 volvía a ver puerta, de nuevo el primer goleador, en un partido que acababa en la prórroga y derrota madridista en la final de la Supercopa de Europa (2-4).

EL DESAFÍO DE BENZEMA EN UN DÍA DE RÉCORD

Ese pobre promedio de un tanto cada siete derbis ligueros, lo desafía Benzema en un momento de máxima necesidad de su equipo. Zinedine Zidane solventará sus problemas ofensivos con la recuperación de la lesión muscular de su 9 titular. Sin él, sobre la bocina, firmó el brasileño Vinicius Junior para salvar un punto ante la Real Sociedad el último tanto de un delantero. Había pasado un mes desde que Marco Asensio firmase el anterior de un tridente sin pegada, el 30 de enero. Un equipo resucitado gracias a su potencial en el juego aéreo y el balón parado.

Será un día especial para Karim, que igualará con su trigésimo sexto derbi a Míchel como quinto futbolista con más enfrentamientos entre los dos grandes de Madrid. En su undécima temporada en el Real Madrid superará un récord personal. Se convertirá en el extranjero con más partidos en Liga de la historia del Real Madrid, superando los 370 de la leyenda Roberto Carlos.

Benzema al rescate. Su equipo necesita sus goles más que nunca para volver a meterse de lleno en la pelea por el título. Zinedine Zidane recupera al autor de 17 de los 57 goles de su equipo en la presente campaña y necesita que aumente su pegada en un día señalado.