Chímpete Chámpata cumple 52 años en la destrucción

El pasado 15 de mayo el grupo de teatro zuliano Chímpete Chámpata cumplió 52 años de fundado, hoy las condiciones de la infraestructura donde funciona su sede es la clara evidencia del abandono que el sector cultural en el Zulia sufre desde hace años.
Desde hace varios años ningún niño juega ya en los columpios del Chímpete Chámpata. Los espacios de recreación de la sede del teatro de títeres perteneciente a la Dirección de Cultura de La Universidad del Zulia se encuentran totalmente destruidas como resultado de la falta de mantenimiento y de la inversión necesaria para que, como antes, los pequeños disfruten del lugar.
Chímpete Chámpata dejó de recibir visitas de colegios y de celebrar cumpleaños, puesto que las instalaciones no están aptas para recibir visitantes.
En las afueras la falta de mantenimiento es evidente. Una infraestructura con los jardines destruidos y la fachada deteriorada, dan la bienvenida al lugar en el que funciona el teatro de títeres que lleva 52 años creando historias y regalando sonrisas a los niños marabinos.
Gabriel Solís, quien lleva 25 años como titiritero cuenta que la situación actual del espacio de recreación y educativo dejo de ser el lugar para la difusión de la movida titiritera en la ciudad. Para el artista la situación es un golpe fuerte.
«El teatro de títeres Chímpete Chámpata es patrimonio y como tal hace que se convierta en un espacio que le garantice a los ciudadanos disfrutar de la recreación de un arte distinto, algo diferente a lo que estamos acostumbrados a ver», comenta Solis.
Denuncia Solís que las instalaciones del teatro se encuentran totalmente destruidas, en total abandono y que el hampa ha hecho de las suyas. «Se han llevado todo lo que han podido, desde las puertas, ventanas y aires acondicionados hasta el mobiliario y el techo de zinc, se llevaron todo el sistema».
Así mismo reclama que «ni las autoridades culturales del Zulia ni la Dirección de Cultura de LUZ han hecho acto de presencia para constatar el grave estado en que se encuentra la institución». Algo que según el artista es muy lamentable, ya que es uno de los pocos espacios culturales que hacen vida en la región.
Por otra parte, la renuncia de muchos de sus empleados y la falta de inversión hacen más difícil su permanencia y funcionamiento.
«No hemos tenido la garantía de los organismos de seguridad para la defensa de los espacios patrimoniales del Zulia. No es posible que nadie, ni la universidad ni los cuerpos de seguridad hayan tenido la precaución de resguardar estas áreas que son parte del sistema universitario», acota el artista.
El llamado de Gabriel Solis es a las autoridades universitarias de LUZ y a los organismos culturales de la región para definir acciones que garanticen la seguridad, el resguardo y el rescate de las instalaciones del teatro Chímpete Chámpata, y que los marabinos vuelvan a disfrutar de sus actividades recreativas y culturales.
Con información de La Verdad