Colombia vacunará a migrantes irregulares si países colaboran

Iván Duque, presidente de Colombia, dio detalles de su decisión expresada en días pasados sobre no vacunar a la población venezolana que esté en condición irregular dentro del vecino país.

Enfatizó que hay varios problemas como la falta de información sanitaria de ese grupo de personas que sí poseen los ciudadanos colombianos, así como los venezolanos con doble nacionalidad y los que tienen sus papeles en regla para vivir allí.

En entrevista concedida a CNN, Duque indicó que las bases de datos del sistema de salud de Colombia tienen la información necesaria para trazar la acción del plan de vacunación contra la covid-19.

De acuerdo al comité epidemiológico de ese país, se comenzará con inmunizar a los grupos de mayor riesgo como son los mayores de 70 años y los adultos mayores entre 60 y 70 años, con lo que según se reduce en más del 70% la letalidad de la enfermedad en Colombia.

Después se pasará al personal sanitario que está en varias líneas, efectivos de la Fuerza Pública, Defensa Civil, maestros y demás población.

Explicó que la prioridad además es atender a los más de 35 millones de colombianos, después atender a los venezolanos con doble nacionalidad y posteriormente a los migrantes regularizados.

«¿Por qué no se habla de los demás? Porque no tenemos información. No conocemos esa información y por orto lado, que si decimos que vamos a vacunar a cualquier venezolano que esté en territorio colombiano, considerando la porosidad de la frontera y ausencia de mecanismos de vacunación en Venezuela, podemos tener es una estampida migratoria que puede volver insostenible el sistema de salud de Colombia y no tendremos capacidad de respuesta para atenderlas», subrayó la noche del miércoles 23 de diciembre.

Aclaró que aunque los migrantes regularizados no están priorizados, sí recibirán las dos dosis dispuestas para superar la enfermedad.

Detalló que si se ofrece vacunar a todos los venezolanos que estén en ese territorio, tendrán una incertidumbre muy grande respecto al número de personas provenientes de nuestro país y puede que no alcance para atender a los ciudadanos colombianos.

«¡Qué bueno fuera que la comunidad internacional donante, y que ha estado con discursos ilustres para atender a los migrantes, pero que no han desembolsado recursos comprometidos, dijera ‘vamos a aportarle a Colombia recursos para vacunar a esa población’. Claro, si nos dan los recursos para hacerlo y no quitamos posibilidad de vacunarse a los colombianos, por supuesto que lo hacemos», manifestó.

Lamentó que en Venezuela el sistema de salud esté «destruido» y por ende cree que la información sanitaria que llega de nuestro país no es del todo confiable, por lo que manejar protocolos conjuntos se descarta de momento.

Recordó que a principios de 2019 se detectaron brotes de sarampión en Colombia cuando el país estaba libre de esa enfermedad y se encontraron con que en nuestra nación no se estaban llevando a cabo los programas de inmunización.

«Si eso pasa con algo tan elemental, imagina el resto. ¿Cuál es el argumento?», se preguntó al tiempo que recalcó que las fallas en nuestro sistema se sienten en la zona de fronteras.

Además, afirmó que su administración tiene la «suficiente moral» para hablar sobre los migrantes venezolanos al enumerar varias acciones hechas como por ejemplo el admitir a casi dos millones de nuestros nacionales y darles la nacionalidad a niños en riesgo de quedar sin patria.

ESPIONAJE

Respecto a la expulsión de dos diplomáticos rusos de Colombia, que presuntamente estaban realizando actividades de espionaje, el presidente Iván Duque insistió en que su política es mantener una «relación diplomática amigable» respecto a las relaciones bilaterales y que en ese sentido, se construyen relaciones comerciales, de cooperación y de más.

Sin embargo, advirtió que «si hay diplomáticos en Colombia que adelanten actividades que sean contrarias a la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas sera expulsado. Nos comportamos así y también demandamos de quienes adelantan servicio diplomático, se comporten de acuerdo a las reglas internacionales».

Recordó que se hizo la notificación y el proceso a través de canales diplomáticos para solicitar su expulsión del país en 48 horas y aseveró que, aunque es cierto que en todas las legaciones hay personal entrenado en labores de inteligencia, el problema radica en que si sus actividades son contrarias a lo expresado en las convenciones diplomáticas, deberán ser sancionados con la expulsión.

Iván Duque subrayó que no solo en Colombia ha pasado esa situación, sino que se registraron hechos similares recientemente con rusos en Países Bajos y el Reino Unido.

Sobre las sospechas de la presunta implicación de Venezuela con los diplomáticos expulsados, el presidente de Colombia afirmó que «desde hace tiempo la dictadura está aliada con grupos terroristas colombianos», acusando nuevamente la presencia de cabecillas del ELN y de las disidencia de las FARC en suelo venezolano.

Aunque no dijo que tenía sospechas, prefirió ser prudente y enfilar su posición sobre su rechazo a todo lo que sea violatorio a la Convención de Viena.

Fuente: Tal Cual