Cómo hacer gel antibacterial en casa de forma natural

Los ingredientes que necesitas para aprender cómo hacer gel antibacterial en casa de forma natural son: 10 cucharadas de gel de aloe vera, 20 gotas de aceite esencial de lavanda, 10 gotas de aceite esencial de árbol de té, 10 gotas de aceite esencial de naranja y alcohol.

Luego de reunir cada uno de los elementos lo primero que debes hacer es poner el gel en un recipiente que sea algo hondo y agrega también el aceite esencial de lavanda y remueve con una cuchara de madera o de silicona.

Cuando esté bien integrado, agrega entonces los otros dos aceites esenciales y remueve bien de nuevo. Una vez veas los ingredientes bien integrados, vierte la mezcla en un bote en el que vayas a guardar el antibacterial. Te recomendamos que tenga dosificador y que cierre bien. Puedes guardarlo en varios botes más pequeños y así podrás llevar uno encima con facilidad.

Al no tener alcohol, si quieres que se conserve bien este gel te recomendamos que uses un bote oscuro o que, al menos, no lo dejes expuesto a la luz de forma habitual, ya que no aguantaría tan bien conservado.

Desmienten supuesta acción del vodka sobre coronavirus

Las redes sociales se han visto inundadas de recetas artesanales más o menos excéntricas y a veces peligrosas desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó en su sitio web una guía de producción local destinada a profesionales de la salud.

Días atrás varios usuarios aseguraron en Twitter haber creado un gel a base de vodka y otros tener una botella del mismo como manera de protección, pero esta es inútil para combatir el coronavirus, pues los geles desinfectantes deben contener al menos 60% de alcohol. El vodka artesanal de Tito contiene 40% de alcohol y, por lo tanto, no cumple con estas recomendaciones.

Avances y prevención del coronavirus

El coronavirus se propaga principalmente por contacto con una persona infectada a través de gotículas respiratorias que se generan cuando esta persona tose o estornuda, según la página web de la OMS. Un objeto también puede estar contaminado si una persona enferma tose o estornuda encima del mismo, poniendo en riesgo a quien entre en contacto con esa superficie después. Por eso, lavar las manos con frecuencia, y evitar tocarse la nariz, los ojos o la boca, sirve para prevenir el contagio de este tipo de enfermedades respiratorias.