Desarticulan banda que compraba bebés en Cúcuta para venderlos en Europa

Autoridades colombianas desarticularon en Cúcuta a una banda presuntamente dedicada al tráfico de bebés nacidos de madres venezolanas hacia Europa.
El grupo delictivo se dedicaba a localizar mujeres migrantes procedentes de Venezuela que se encontraran en situación vulnerable y con manipulaciones, se les convencía de vender a sus bebés recién nacidos, a los que luego comercializaban en Europa por hasta 12 mil euros.
La Policía informó que el operativo, en el que también participaron Migración Colombia y la Fiscalía, fue la resulta de dos meses de investigación y seguimiento a los presuntos tratantes de menores.
Como responsables de estas acciones aparecen sindicados un hombre de nacionalidad colombiana identificado como Hernando Gómez Becerra, una mujer de nacionalidad ecuatoriana, Valeria Alejandra Pérez Herrera y otra mujer identificada solamente como Jacqueline.
Trascendió que sobre Gómez Becerra pesan otros procesos judiciales relacionados con venta de documentos falsos a personas que abandonaron Colombia en circunstancias no especificadas.
Según detallaron las autoridades, Jacqueline se encargaba de localizar a los potenciales compradores de bebés, luego procedía a buscar a una migrante venezolana a la que pudiera convencer de entregar a su hijo por algo de dinero y posteriormente, con Gómez y Hernández, ejecutaba tareas para trasladar al infante a tierras europeas.
Una vez la venezolana daba a luz en algún hospital de Cúcuta y era dada de alta, los presuntos traficantes la trasladaban a una vivienda en sector La Libertad, donde cuidaban de ella y el menor hasta que conseguían documentos que les permitieran viajar con el bebé sin levantar sospecha alguna.
Para ello, Hernando Gómez y Valeria Pérez falsificaban el certificado de nacimiento del recién nacido y procedían a presentarlo como propio ante el registro civil, con un nombre distinto al que constaba en el documento original, argucia que les permitía viajar sin problemas a Ecuador, de donde es oriunda Pérez y desde allí volaban a España o Francia, países en los que entregaban a los bebés a cambio de un importe estimado entre 10 mil y 12 mil euros.
También se conoció que las autoridades lograron recuperar a un neonato que sería vendido en Europa.
Esta resolución fue posible porque en el marco del operativo para desarticular a la banda, interceptaron sus teléfonos y descubrieron que «Jacqueline» trasladó a una mujer venezolana desde Ipiales (departamento de Nariño) hasta Cúcuta, con el propósito de concretar otra venta.
Según consta en el certificado de nacimiento, el bebé nació el pasado 29 de marzo. Tanto él como su madre fueron trasladados a la casa que se usaba como centro de operaciones y permanecieron en el sitio hasta el 25 de abril, cuando Valeria Pérez llegó desde Ecuador para realizar los trámites relacionados con el forjamiento de identidad del menor.