Día de los inocentes; una fecha para conmemorar y no para celebrar según los sucrenses.

Hoy lunes 28 de diciembre se celebra, como cada año, el Día de los Santos Inocentes, festividad caracterizada por las bromas y sorpresas que realizan.

Sin embargo esta celebración hoy en día se ha vuelto un motivo de diversión, el origen del episodio es mucho más oscuro y sanguinario.

De los cuatro evangelios canónicos, el único que relata el episodio es el Evangelio de Mateo

Una escena muy marcada por el cristianismo, que fue la matanza orquestada por Herodes I “El Grande” para deshacerse de Jesús de Nazaret.

Herodes ordenó matar a todos los bebés menores de dos años nacidos en Belén, Judea, tras ser engañado por los sabios del oriente que habían prometido proporcionarle el lugar exacto del nacimiento de Jesús.

La Iglesia católica conmemora el acontecimiento el 28 de diciembre, aunque según el Evangelio de Mateo, la matanza tuvo lugar tras la visita de los Magos al rey, por lo que tendría que ser días después del 6 de enero.

Sin embargo, la opinión de los sucrenses apunta a que debe ser una fecha enmarcada en una conmemoración para recordar la muerte violenta y sin piedad de al menos dos mil infantes.

Por su parte, María Esther Salas Tello, manifestó que «Está es una fecha para conmemorar; jamás para celebrar; tampoco estoy de acuerdo con las bromas ni chistes». Alegó la madre de familia

Así mismo, Roxanna Munives, médico de Caja Seca, expresó que «Deberíamos recordar que Miles de niños fueron sacrificados por la ambición desmedida del hombre, para que nunca más en la historia de la humanidad sea visto de nuevo un acto tan misero».

Por su parte, Junior Hernández, miembro de la iglesia católica agregó «la iglesia y los católicos celebramos la misa en oración por esos santos inocentes que fueron asesinados; no es un día ni para bromas pesadas, ni celebración».

Para finalizar, Edwinth  Castro, aseguró que tal fecha no es motivo de celebración, por el contrario es un día para conmemorar, reflexionar y orar por todos los niños del mundo. «Es momento para darle gracias a Dios que nosotros podemos disfrutar de nuestros hijos, no como aquellos inocentes que murieron en mano de un tirano como lo fue Herodes».

Fueron muchas los criterios y posiciones personales que nos llegaron a la redacción sobre este tema.