Día Mundial de la Espina Bífida.

La Espina Bífida es una malformación congénita (llamada comúnmente defecto congénito) por la cual la columna vertebral no se desarrolla normalmente en las primeras semanas del embarazo. Ello provoca daños permanentes en la médula espinal y el sistema nervioso del bebé y puede dar lugar a parálisis de los miembros inferiores o problemas funcionales del intestino y la vejiga, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El 25 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Espina Bífida. El mensaje de las asociaciones sobre la enfermedad se centra en la prevención de esta malformación congénita. También se centra en la necesidad de mejorar la calidad de vida de los afectados desde niños. En España entre 8-10 de cada 10.000 recién nacidos presenta alguna malformación del tubo neural de los cuales más de la mitad de ellos están afectados por espina bífida.

En la mayoría de los casos, la espina bífida se diagnostica antes del nacimiento. Sin embargo, algunos casos leves pueden pasar desapercibidos hasta después del nacimiento. Los casos muy leves, donde no hay síntomas, pueden no detectarse nunca.

Fuente: Toda Disca