Diosdado Cabello: Dios me dio otra oportunidad

Este domingo, el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, en el programa “Aquí con Ernesto”, trasmitido por Venezolana de Televisión (VTV), tras su recuperación de la COVID-19, manifestó: “Tengo una segunda oportunidad en la vida y quiero aprovecharla junto al pueblo”.

“El COVID-19 es una enfermedad terrible y estar ahí no es sencillo. Dios me dio una oportunidad, la vida me está dando otra y sentí que era para seguir haciendo lo que estoy haciendo, con más amor”.

El periodista y ministro del Poder Popular para la Cultura, Ernesto Villegas, conversó con Cabello en su espacio de los domingos.

El también presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) afirmó: “Yo no sabía como iba a quedar y pensé en retirarme de la política, porque no sabía cómo iba a quedar. Yo ni tenía fuerza de ponerme en pie”, al tiempo que manifestó que ha avanzado mucho en su recuperación.

Contó además que sintió la muerte de cerca: “Creo que le vi el rostro y no me gustó, mientras reconfirmó que perdió 15 kilos de peso (…) El tiempo que yo estuve delicado, mis órganos respondieron todos de manera adecuada, sin ningún contratiempo y eso ayudó, y ha venido ayudando a la recuperación, pero quien tiene una enfermedad de base, un padecimiento viejo, el virus es perverso, ahí se mete”.

En una sola palabra, resumió el virus como terrible. “Cuando entramos a una fase avanzada del tratamiento pasé 11 días grave y sedado. Estar ahí no es sencillo, creo que lo que más pega a los pacientes de COVID es el aislamiento y no conocer de esa enfermedad”.

“A 27 días el avance ha sido grande (…) Hemos puesto voluntad, disciplina, lo que han dicho los médicos, porque a mediados de julio me vi  bastante complicado de salud”, manifestó Cabello.

Pidió al pueblo cuidarse y cumplir con todas las medidas de prevención, ya que esta enfermedad es terrible y peligrosa. “El COVID-19 toma control del cuerpo cuando se tiene una enfermedad base”.

Indicó además que: La última prueba me la hice hace unas 3 semanas, salí negativo nuevamente. “Uno no está curado de los efectos de la enfermedad, tiene un proceso de rehabilitación física para ir recuperando fuerzas”.

Agregó que: Ahorita estamos extremando las medidas, sobre todo para preservar y evitar una recaída de algún tipo. “Estoy en un 75%”.

Cabello reveló además que: Esta enfermedad ataca el sistema respiratorio. “En el tratamiento, cuando a uno le hacen un procedimiento de entubar, eso pasa entre las cuerdas vocales, las irrita, dañarlas inclusive. Cuando a alguien lo van a operar, normalmente, que la entuban por 6 horas, pasa 4 días que no puede hablar bien, por el daño. Imagínate tú alguien que pase 11 días. El segundo día yo todavía no había podido dormir, pasé cinco días sin conciliar sueño”.

Indicó Cabello: “Yo sentí la fuerza del pueblo, las oraciones. Uno de cada cosa va aprendiendo, esa fe es necesaria: Sí me voy a curar, a salir adelante. El Presidente me envió una estampa de José Gregorio Hernández y yo lo puse ahí al lado”.

En el mismo orden de ideas, afirmó: El mismo equipo médico que atendió a Darío Vivas fue el que me atendió a mí. Ahí llegó Tareck, mi familia, estuvo el padre Numa Molina y otros compañeros. Lo de Darío me entero una vez que me habían dado de alta.

Comentó que su esposa Marleny siempre le dio energía. “Así fue el 4F, cuando me incorporé a la campaña con el Comandante en el 97. Esa es la fuerza: Anda y haz lo que tienes que hacer. Hablé con ella por teléfono, 11 días sin hablar con nadie”.

“Hemos cometido errores, una de las cosas es no preocuparnos por uno mismo… Llegué a pensar que me dé todo a mí y nada a mi familia, y luego: Por lo que pasé que no lo pase el pueblo de Venezuela”.