EEUU alojará a algunas familias migrantes en hoteles cerca de la frontera

El Gobierno del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha firmado un contrato de 86,9 millones de dólares para alojar en hoteles cerca de la frontera a algunas familias de inmigrantes indocumentados que provienen de lado mexicano del linde, según fuentes oficiales y medios de comunicación.
La cifra de miembros de familias de inmigrantes indocumentados que atravesaron la frontera sur de EEUU pasó de siete mil en enero a cerca de 19 mil en febrero, de acuerdo a datos de ICE.
Por el momento se albergará a unas 1.200 familias de esta manera en zonas de Texas y Arizona, indicó el medio Axios.
En un comunicado enviado a Efe este domingo por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE en inglés), el director en funciones de esta agencia, Tae Johnson, explicó que han suscrito un contrato a corto plazo con la ONG texana Endeavors.
El objetivo de ese acuerdo es «proporcionar alojamiento temporal y servicios de tramitación para las familias que no han sido expulsadas y que por tanto están en proceso de expulsión de EEUU», dijo.
Johnson agregó que el contrato contempla 1.239 camas y otros servicios, como atención médica y pruebas de la covid-19.
«La frontera no está abierta (subrayó). La mayoría de los individuos continúan siendo expulsados bajo la autoridad de salud pública de los Centros para el Control de Enfermedades».
Axios precisó que el contrato entre ICE y Endeavors tiene seis meses de duración, aunque puede prorrogarse.
ICE se encarga de la custodia de los migrantes indocumentados que cruzan la frontera después de que son detenidos por la Patrulla Fronteriza.
Según Axios, esa agencia está transformando sus centros de detención para familias en puntos de gestión rápida con el fin de liberar a esas personas en 72 horas.
Sin embargo, el hecho de que las esté alojando en hoteles indica que ICE está teniendo dificultades para albergar al creciente número de personas bajo su custodia.
La situación en la frontera está acaparando el debate político en Washington, donde el presidente Joe Biden ha prometido un trato más humano a los inmigrantes tras el mandato de Donald Trump (2017-2021), pero se están viendo en dificultades para manejar la llegada de indocumentados, muchos de ellos menores no acompañados.
Congresistas republicanos y el mismo Trump han catalogado la situación en la frontera con México como una crisis, que han achacado a las políticas de Biden, quien ha desmontado muchas de las medidas de mano dura de su antecesor, lo que según ellos ha provocado la llegada de más inmigrantes al linde, que permanece cerrado debido a la pandemia