El coronavirus deja al mundo sin celebraciones de Año Nuevo

El planeta se prepara este jueves 31 de diciembre para dejar atrás el año 2020, marcado principalmente por la pandemia del coronavirus, que obliga a miles de millones de personas a celebrar el paso al Año Nuevo en la intimidad del hogar.

Precisamente fue exactamente hace una año cuando las autoridades chinas dieron la primera voz de alarma ante una nueva enfermedad, entonces no identificada, que provocó infecciones respiratorias en Wuhan. Una enfermedad que, un año después, deja ya cerca de 1,8 millones de muertos en todo el mundo.

Desde Sídney hasta Roma, la gente asistirá a los fuegos artificiales y los diversos espectáculos únicamente a través de la pantalla de la televisión. Eso siempre y cuando las festividades no fueron canceladas.

El pequeño archipiélago de Kiribati y las islas Samoa en el Pacífico han sido, a las 11:00 CET, los primeros en llegar a 2021, mientras que las islas deshabitadas de Howland y Baker tendrán que esperar 26 horas más. Aunque en gran parte no se vieron afectadas por la pandemia, las naciones del Pacífico experimentarán una nueva forma de Año Nuevo, debido al cierre de fronteras, el toque de queda y el confinamiento.

En la estación balnearia Taumeasina, rodeada de palmeras cerca de Apia, la capital de Samoa, Tuiataga Nathan Bucknall, que dirige una propiedad, se enorgullece de poder acomodar a un número ilimitado de huéspedes. Pero debido al estado de urgencia vigente, tendrá que «dejar de servir alcohol a las 11 de la noche».

LOS FAMOSOS FUEGOS ARTIFICIALES DE SÍDNEY

En Sídney, la ciudad más grande de Australia, se van a disparar los famosos fuegos artificiales de Año Nuevo sobre la bahía, pero con la casi total ausencia de espectadores tras la aparición de un reciente brote de contagios, en el norte de la ciudad, que suma unos 150 casos, informó AFP.

Incluso se abandonó la idea de permitir que cinco mil personas que trabajan en primera línea en la lucha contra la epidemia asistan para agradecerles sus esfuerzos. Por lo tanto, la mayoría de los residentes tendrán que contentarse con verlo por televisión en presencia de cinco invitados como máximo.

ROMA: EL CIRCO MÁXIMO, DESDE CASA

De la misma manera, los romanos asistirán desde el sofá de sus casas a las fiestas que tendrán lugar en el Circo Máximo, el estadio más antiguo de la ciudad. En el programa están previstas dos horas de espectáculos y una iluminación de los sitios más emblemáticos de la ciudad.

Italia, donde fotografías de funerarias improvisadas y cuidadores exhaustos hicieron que el resto del planeta fuera consciente de la gravedad de la crisis, está sujeta a un confinamiento de su población hasta el 7 de enero y a un toque de queda desde las 22 horas.

MÚSICA PARA EL CAMBIO DE AÑO

En París, los tradicionales fuegos artificiales en la Torre Eiffel fueron cancelados. En su lugar, Jean-Michel Jarre ofrecerá un «concierto virtual» desde un escenario digital que representa la Catedral de Notre Dame. Además, el famoso Dj David Guetta dará también un concierto desde la pirámide de entrada del Museo del Louvre que podrá ser seguido en línea.

En Londres, gravemente afectada, la cantante estadounidense de 74 años Patti Smith ofrecerá un concierto en directo, en homenaje a los cuidadores del sistema de salud pública que fallecieron a causa de la Covid-19.

Se transmitirá en directo en la pantalla de Piccadilly Circus y se difundirá por YouTube. La Royal Opera House, el Royal Ballet, el teatro Shakespeare’s Globe y otros teatros británicos organizaron conciertos y dan acceso a contenido gratuito. El espectáculo pirotécnico que cada fin de año ilumina el centro de Londres y las aguas del Támesis fueron cancelado.

ALEMANIA SIN FUEGOS ARTIFICIALES

El fin de año se suele celebrar en Alemania tirando petardos y artículos de pirotecnia, pero este año su venta sin prohibida para evitar concentraciones. Además, se decretó una prohibición de reunión en lugares públicos para el 31 de diciembre y el 1 de enero. Los espectáculos públicos, como los organizados en la Puerta de Brandeburgo, están cancelados.

En Bélgica también rigen estrictas limitaciones, incluso para las celebraciones en casa, a las que solo se podrá invitar a una persona de fuera del hogar (salvo las personas que viven solas, que podrán tener dos invitados).

De Brasil hasta Letonia, pasando por Francia, se desplegarán agentes de policía y soldados, en algunos casos, para garantizar el cumplimiento del toque de queda y la prohibición de reuniones. En Dubái, se espera que miles de personas sean testigos de un espectáculo de fuegos artificiales e iluminaciones láser en Burj Khalifa, la torre más alta del mundo, a pesar de los nuevos casos.

En algunos lugares se relajaron las restricciones para las celebraciones de este fin de año. Como en Beirut, una ciudad que todavía se tambalea por la mortal y devastadora explosión del 4 de agosto en el puerto: el toque de queda se retrasó a las 3 de la madrugada. Los bares, restaurantes y discotecas reabrieron y se organizaron grandes fiestas de Año Nuevo.