Estos son los Alimentos que aumentan nuestras defensas

La Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria recomienda reducir el consumo de carnes rojas y productos cárnicos a favor del pescado, las legumbres, verduras, hortalizas y frutas. Se debe seguir una dieta equilibrada en elementos básicos como las vitaminas y los minerales. Estos son los alimentos que te recomendamos:

Cítricos
En este grupo tenemos a la naranja, la mandarina, el limón, la lima y el pomelo, frutas que nos aportan vitamina C. Este nutriente nos ayuda a potenciar nuestro sistema inmune y a prevenir los catarros, así como a tener una recuperación más rápida y alivio ante los típicos síntomas del resfriado.

Caldo de pollo
La sopa de pollo tiene la capacidad de reducir la congestión nasal y hacernos sentir más reconfortados cuando atravesamos por un resfrío. Debe consumirse caliente, ya que así eleva nuestra temperatura corporal y nos permite aflojar las secreciones. Además nos mantiene hidratados.

Alimentos ricos en vitaminas B y E
Las vitaminas del complejo B nos ayudan a mejorar nuestro estado de ánimo. Además, favorecen un adecuado funcionamiento del sistema nervioso. Los alimentos que destacan son los cereales enteros o integrales, la levadura de cerveza, frutas, legumbres y pescados.

La vitamina E es un antioxidante, que aumenta y mejora la respuesta natural de nuestro organismo frente a las infecciones. Entre los alimentos que podemos destacar están las hojas verdes, los cereales integrales, frutos secos, aceites (de oliva, girasol y de soja) y el germen de trigo.

Miel
Este delicioso alimento se ha utilizado siempre como remedio para aliviar la tos y la irritación de garganta, ya que contiene unas sustancias llamadas inhibidinas, que le otorgan una capacidad bactericida y antiséptica. Además, ayuda a equilibrar el sistema nervioso y activa el sistema inmune, especialmente en niños y ancianos.

Cebolla y ajo
La cebolla es un remedio natural contra las infecciones respiratorias, siendo de gran ayuda en casos de faringitis, laringitis e infecciones pulmonares. Por su parte, el ajo tiene propiedades antibacterianas y antivirales. Si lo consumimos regularmente, puede servirnos como escudo frente a las infecciones.

Yogur
El yogur y las leches fermentadas tienen valor probiótico, que significa “a favor de la vida”. Su función se centra en el intestino humano, ayudándonos a prevenir gripes o resfriados, gracias a que contienen una bacteria llamada Lactobacillus reuteri, que bloquea la multiplicación de los virus que afectan el cuerpo.

Líquidos – té o infusión
Se considera que una ingesta adecuada –casi dos litros diarios- mantiene hidratada la mucosa respiratoria, protegiéndola frente a las infecciones. Por su parte, el té y las infusiones ayudan a descongestionar la nariz. Te recomendamos endulzarlos con miel para potenciar sus bondades.

Lentejas
Tienen un alto contenido de minerales como zinc, potasio, magnesio, vitamina B e hidratos de carbono. Este grano juega un papel muy importante en nuestra alimentación, ya que activa la producción de glóbulos blancos, que combaten las bacterias. Se recomienda un consumo mínimo de dos veces por semana.