Etapas en el desarrollo del dibujo en niños

Periodo de los garabatos descontrolados: en torno al año, los niños ya son capaces de empuñar un lapicero, con mayor o menor precisión, lo que les permite enfrentarse también a sus primeros trazos, que serán líneas y marcas aún inconexas y sin un sentido lógico.Periodo de los garabatos ordenados: tras esta etapa y, poco a poco, hasta aproximadamente los tres años, los niños van adquiriendo una mayor precisión y razonamiento y ya comienzan a relacionar los movimientos con las líneas y las ideas, a pesar de que aun continúe siendo inidentificable para los adultos.

Periodo de los garabatos figurativos: los garabatos ordenados aún tendrán que madurar algo más, y llegado ese momento, el niño realizará sus trazos por el papel indicándonos que ha dibujado a mami, a los abuelos o la casa en la que vive. Su forma de hablar y de contar lo que ha hecho, hará que resulte más fácil entender e identificar sus trazos, todavía imperfectos.
Periodo de las figuras humanas: en torno a los tres o cuatro años (lo que puede variar según el nivel de desarrollo particular),los niños ya son capaces de hacer personas con sus brazos y sus piernas, a pesar de que esto aún resulte algo esquemático.
Ellos son capaces de ver en sus trazos manos, pies y cabezas, en lo que será una tarea muy divertida asociada al mundo y a las personas que le rodean, así como a su capacidad infinita de imaginar.
Periodo del dibujo realista: una vez que los niños ya se encuentren inmersos en su nueva etapa académica, finalizado el periodo de la Educación Infantil y en puertas de la Primaria, el desarrollo psicomotriz de los pequeños se encontrará muy avanzado y los conocimientos que adquieran en el aula les servirán también para ir, poco a poco, mejorando su técnica de dibujo de manera consciente.
 Ya se enfrentarán de forma reconocible a todo tipo de figuras, aunque estas aún pasarán un tiempo por lo que se denomina figuras palo o figuras cerilla, en forma de palos y cruces.