Exhumación revela que José Gregorio medía 1,61 metros de estatura

El doctor José Gregorio Hernández tenía una estatura de 1,61 metros, era de contextura delgada, tenía incrustaciones de oro en algunos de sus dientes y tendía a cojear.

Fueron parte de las revelaciones que arrojó la segunda exhumación de los restos del venerable médico trujillano realizada la semana pasada en la iglesia La Candelaria, en Caracas, en el camino a su esperada beatificación, aprobada por el papa Francisco el pasado 19 de junio.

Fueron presentadas por el cardenal Baltazar Porras, administrador apostólico de la arquidiócesis de Caracas, y el equipo médico forense que realizó el estudio, el pasado martes en rueda de prensa.

Especificaron que la clavícula derecha de José Gregorio Hernández es la reliquia de primer orden que será enviada al Vaticano.

Unas 113 piezas.

Tras analizar la estructura completa, detallaron los hallazgos del análisis de los restos mortales de quien se convertirá el próximo año en el cuarto beato del país y el primer laico, después de las religiosas María de San José, Candelaria de San José y Carmen Rendiles.

Determinaron que el médico nacido en Isnotú hace 156 años tenía el esternón pronunciado, un trastorno de la caja torácica e irregularidad en el calcáneo derecho, lo que significa que afectó su motricidad, en otras palabras, tendía a cojear, según señala la nota de prensa de la arquidiócesis de Caracas.

Especificaron también que en total se encontraron 113 piezas, las cuales a través de procesos químicos y de cuidados de conservación se analizaron y cotejaron con el trabajo realizado en 1975, en su primera exhumación, bajo la supervisión, asesoría y conocimientos de siste especialistas en medicatura forense y de la normativa emanada desde la Santa Sede.

Indicó que la exhumación fue planificada con dos meses de antelación por el equipo de profesionales egresados de la Universidad Central de Venezuela.

Por otra parte, el cardenal Porras anunció que de esta exhumación se tomaron partes de lo hallado para depositarlos en frascos pequeños y enviarlos a las distintas diócesis del país para su veneración una vez realizada la ceremonia de beatificación.

Asimismo informó que a mediados de este mes el moisés será exhibido en la entrada de la iglesia La Candelaria, rejas cerradas, mientras siga presente la pandemia.

Adelantó que solicitarán al Vaticano que la ceremonia de beatificación sea la primera quincena del abril del 2021, esperando que las medidas de seguridad se perfeccionen mucho más para la organización de la celebración.

Fuente: Diario La Verdad