Gobierno español sancionará a los antimascarillas

El Gobierno español anunció este lunes que sancionará “con la máxima dureza” que permita la ley a las personas que participaron en una manifestación celebrada el domingo el Madrid para protestar contra el uso obligatoria de las mascarillas, entre otras medidas implantadas por el Ejecutivo socialista para protegerse de la covid-19, por incumplimiento de las normas.

Unas 2.500 personas, según la Policía, se concentraron ayer en la plaza de Colón de la capital española en desacuerdo con el uso de este elemento de protección, que consideran una “auténtica tortura”, y con la gestión de la pandemia realizada por el Ejecutivo de Pedro Sánchez, al que acusan de “atentar contra los derechos humanos”.

Los participantes habían sido convocado en los días previos por las redes sociales y contaban con el respaldo, entre otros, del cantante español Miguel Bosé, cuya madre, Lucía Bosé, falleció el pasado marzo por coronavirus y quien se ha convertido en un destacado activista en contra de las medidas anti-covid adoptadas por el Gobierno español.

“No le va a salir gratis a las personas que han puesto en peligro la salud de los madrileños”, aseguró hoy el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, en una entrevista radiofónica en la que informó de que la Policía investigará de forma “concienzuda” lo ocurrido en la protesta, de la que ya se han identificado unos 30 participantes, entre ellos varios de los organizadores.

Según Franco, en el escrito presentado a las autoridades para comunicar la convocatoria de la concentración “en ningún momento” se señalaba que iban en contra de las mascarillas, de hecho, garantizaba la distancia social y que habría personas recordando con pancartas a los asistentes que la mantuvieran, por lo que se accedió a su celebración.

Sin embargo, hubo “bastantes descerebrados” que no cumplieron con las medidas de seguridad, como distanciamiento físico y el uso de mascarilla, durante su transcurso, por lo que serán sancionados, señaló el delegado del Gobierno en Madrid, quien defendió el hecho de que la Policía no hubiera disuelto la manifestación ya que hubiera sido “peor”.

POLÍTICOS, SANITARIAS Y ARTISTAS CRITICAN LA CONCENTRACIÓN

Lo ocurrido ayer ha levantado una auténtica polémica en España, no sólo entre los ciudadanos, sino también en la clase política y sanitaria, y desde las voces de algunos artistas compañeros de profesión de Bosé.

Las redes sociales han concentrado las principales críticas, empezando por las de la presidenta regional de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de la capital española, José Luis Martínez-Almeida, ambos conservadores, que han calificado la iniciativa de “irresponsable”.

“Negar la eficacia de las mascarillas es un ejercicio de irresponsabilidad total y absoluto”, señaló hoy el regidor madrileño, quien pidió a los manifestantes que miren en su entorno porque seguro que “habrá gente que ha sufrido, desgraciadamente, las consecuencias de esta enfermedad”.

El epidemiólogo Fernando Simón, portavoz sanitario para la pandemia, consideró que “no merece mucho la pena” valorar el motivo de la concentración porque la gente “es suficientemente inteligente” como para entender el riesgo en el que este tipo de actos “pueden poner al resto de la sociedad”.

El presidente de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), Marcos López Hoyos, respondió a quien habla de “falsa pandemia” que “la ignorancia es la madre del atrevimiento” y recordó que favorecer la inmunidad de rebaño hubiera podido suponer “casi tres millones” de muertes en España.

Las críticas a Miguel Bosé, cuyas publicaciones han recibido más de 10.000 comentarios, llegaron incluso desde colegas de profesión como  Ismael Serrano, Marwán, Andrés Suárez o Luis Cepeda, quienes han cargado duramente contra el artista.

NAM/ EFE