Habitantes de la panamericana se debaten entre la cuarentena y los constantes bajones eléctricos

La dramática situación que siguen viviendo los habitantes de la Panamericana y del eje sur del Lago con los interminables bajones eléctricos, así como los drásticos racionamientos hacen que la cuarentena se torne mas traumática de los que puede representar.

Son casi incontables las fluctuaciones eléctricas que ha diario azotan la vida de quienes habitan en los municipios sur languense, entre ellos, Sucre y Tulio Febres Cordero; aunado a las quejas de aquellos que aseguran que los racionamientos son a cualquier hora del día, de la noche e incluso de madrugada lo que a su vez pone en vulnerabilidad a los pobladores con el ataque de zancudos principales transmisores de la malaria, mejor conocido como Paludismo.

Así mismo, otro dolor de cabeza de los lugareños es la falta de información y planificación de estos racionamientos por parte de Corpoelec, pero peor aún son los bajones que van y vienen generando zumbidos en los transformadores.

El llamado se reitera a la estatal de Corpoelec para que por favor levante un plan «organizado» de racionamiento al mismo tiempo que atiendan la razón de los persistentes bajones que son todos los días.