Instalación en golfo de Venezuela está en «condiciones óptimas»

La unidad flotante de almacenamiento de petróleo, Nabarima, en un golfo al extremo noreste de Venezuela está en «condiciones óptimas» y no representa un riesgo ambiental, dijo el sábado la empresa mixta Petrosucre, propietaria de la embarcación inactiva por las sanciones de Estados Unidos.

En la FSO o instalación flotante de almacenamiento y descarga, por su sigla en inglés, que forma parte de Petrosucre, están almacenados alrededor de 1,3 millones de barriles de crudo Corocoro, después que Washington impuso fuertes sanciones a Pdvsa, lo que generó limitaciones en las exportaciones.

«Este buquetanque posee todas las condiciones operativas y de seguridad y no constituye en forma alguna amenaza al ecosistema de la zona», dijo Petrosucre en un comunicado difundido por Pdvsa.

Petrosucre, una empresa mixta en la que Pdvsa posee un 74 por ciento y la petrolera italiana Eni el 26 por ciento restante, operadora del Campo Corocoro Oeste en aguas someras del Golfo de Paria, producía alrededor de 15 mil barriles por día (bpd) de crudo antes de las sanciones. La producción registrada en marzo fue cero, según un documento de Pdvsa visto por Reuters.

«La última inspección se realizó el 16 de agosto del presente año, constatando la autoridad acuática que se cumplen los protocolos exigidos para este tipo de operaciones en el mar», dijo la compañía que agregó que los trabajadores tienen «la experiencia, experticia y suficiente responsabilidad con el país para operar esta unidad de almacenamiento».

La empresa calificó como un «fake news» las alertas en relación a la instalación, que se generó semanas después de un incidente ambiental en el parque nacional Morrocoy en el noroeste de Venezuela, importante reservorio de manglares y corales. Según legisladores de la oposición, la mancha que afectó al parque provenía de la refinería El Palito.

Esta semana un director ejecutivo de Pdvsa, Pedro Figuera, dijo que la embarcación «cumple con estándares de seguridad operacional y ambiental».

Pdvsa y Eni están considerando opciones para descargar el crudo almacenado en una instalación flotante. En julio, Petrosucre autorizó a un técnico para que corrigiera una inclinación de 8 por ciento que presentaba el FSO, creando riesgo de derrame.