La OMS ya tiene un plan para distribuir la vacuna contra la Covid-19

La Organización Mundial de la Salud rechaza un «nacionalismo de vacunas» y prioriza que todos los países reciban desde el principio unas dosis mínimas

La carrera por la vacuna contra el coronavirus está llegando a su fin, o eso parece. La situación puede torcerse, pero, en principio, son varias las investigaciones que están muy avanzadas y ultiman la fase III de los ensayos clínicos. Rusia ya distribuye su antídoto entre la población, China hará lo mismo en noviembre y farmacéuticas como Moderna o Pfizer podrían tener su remedio listo en diciembre. Por ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS), se ha puesto manos a la obra y, ante la inminente vacuna, ha anunciado un plan para distribuirla por todo el mundo.

Este organismo, junto al Grupo Asesor Estratégico de Expertos en Inmunización (SAGE, por sus siglas en inglés), han publicado este martes un programa de abastecimiento cuya idea principal es rechazar el llamado «nacionalismo de vacunas», es decir, la idea de que cada país priorice a sus ciudadanos. Lo que busca la OMS es promocionar un enfoque global que de preferencia a las personas más vulnerables.

“El corazón de nuestra misión es generar un impacto tangible donde más importa: en los países. El informe de progreso describe cómo juntos hemos pasado (…) a la acción, y ahora estamos sentando las bases para un impacto”, ha señalado Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, durante la presentación del plan. La prioridad del organismo es vacunar a algunas personas en todos los países en lugar de a todas las personas en algunos países.

La prioridad del organismo es vacunar a algunas personas en todos los países en lugar de a todas las personas en algunos países

Este marco de distribución garantiza el acceso de todos los países a la nueva vacuna una vez que esté disponible. Aquellos Estados con ingresos altos y medios proporcionarán fondos destinados al programa Covax, un mecanismo diseñado para garantizar un acceso rápido, justo y equitativo a las vacunas frente a la Covid-19.

De momento, 78 países han respaldado esta iniciativa por la que esta semana se han interesado también ​​Alemania, Japón, Noruega y la Comisión Europea. Un total de 170 naciones tienen la intención de participar, lo que representa aproximadamente el 70% de la población mundial. Los Estados Unidos no están entre ellos ya que la Administración Trump ya diseñó su propio sistema de distribución con la intención de vacunar a la población antes de las elecciones presidenciales del próximo 3 de noviembre.

La idea de la OMS es que en cuanto salga la vacuna todos los países reciban unas dosis mínimas

«La idea detrás de la instalación de Covax es que la comunidad mundial se una de una manera ilustrada e interesada para incentivar y luego distribuir la vacuna, de modo que no haya ningún país en el mundo donde no haya vacunas disponibles desde el principio», explicó Ruth Faden en declaraciones a ABC News, fundadora del Instituto de Bioética Johns Hopkins Berman, quien participó en la redacción de este plan. «Los países que ingresan y se autofinancian esencialmente se están ayudando a sí mismos ayudando al mundo», añadió.

La OMS no incluye un orden en el que se recibiría la vacuna, únicamente destaca a ciertos grupos vulnerables como una prioridad, «Específicamente no dijimos qué grupos deberían ser priorizados primero, segundo y tercero. Eso vendrá más tarde, agregó.No obstante, Faden aclaró que, cuando la vacuna se apruebe, puede ser que la primera opción sea vacunar a los maestros y al personal escolar, pero no a los niños.

Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus:

economiadigital_es