“Laura” azota Cuba antes de amenazante rumbo a EEUU

La tormenta tropical “Laura” causa este lunes estragos en Cuba antes de entrar al Golfo de México, donde se prevé ganará potencia este martes como huracán, para llegar hasta la costa sur de EEUU, que también está en la mira de un ya débil “Marco”.

A su paso por Puerto Rico, República Dominicana y Haití durante los últimos dos días, Laura ha dejado al menos ocho muertos, ninguno por ahora en Cuba.

Sin embargo, el temporal ha provocado en las provincias cubanas orientales y centrales destrozos materiales aún no cuantificados en viviendas, instalaciones estatales, carreteras y terrenos agrícolas debido a las fuertes ráfagas de viento y a las inundaciones costeras.

Miles de personas han sido evacuadas de las áreas vulnerables del litoral y realojadas en otras casas particulares o en centros estatales a la espera de que amaine la tormenta.

También se han reportado interrupciones totales o parciales del suministro eléctrico en casi todas las provincias al paso de “Laura”, que ha derribado postes, árboles y cables de electricidad y comunicaciones.

Según el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de EE.UU., con sede en Miami, Laura supone este lunes amenaza de tormenta tropical para una buena parte de Cuba, las Islas Caimán y parte de los Cayos de Florida (EEUU), archipiélago que, aunque finalmente no hubo que hacer evacuaciones, sí enfrenta riesgos de inundaciones.

“Laura” y “Marco”, que fue huracán, pero perdió esa condición la pasada noche, amenazan también con una peligrosa cantidad de agua a los pueblos y comunidades de tierras bajas a lo largo de la costa del Golfo de México estadounidense, e incluso a los Cayos de Florida y el Panhandle, en el noroeste de este estado, según el CNH.

La mayor preocupación recae, sin embargo, sobre Luisiana, especialmente la ciudad de Nueva Orleans, que recordará este sábado con horror a Katrina, el huracán categoría 5, la mayor de la escala Saffir-Simpson, que tocó tierra allí hace 15 años un 29 de agosto, y Misisipi.

Se prevé que el centro de “Laura” se desplace esta tarde cerca de la costa sur de Cuba, cruce el oeste de la isla en la noche en camino hacia el Golfo de México y que en la noche del miércoles se acerque a la costa estadounidense.

Según el más reciente boletín del CNH, el centro de Laura se encontraba a unos 25 kilómetros (15 millas) al sur de Cayo Largo y a unos 125 kilómetros (80 millas) al este de la Isla de la Juventud (Cuba).

“Laura” se desplazaba a 31 kilómetros por hora (20 millas) hacia el oeste noroeste con vientos máximos sostenidos de 95 kilómetros por hora (60 millas).

Tanto Luisiana como Misisipi y Texas, este último ampliamente afectado por la pandemia de la COVID-19, están en estado de emergencia por la previsible llegada de Marco este martes.

Miles de personas están ya guarecidas para protegerse especialmente de Laura, teniendo en cuenta que en las últimas horas Marco se debilitó y se prevé que se disipe en los próximos dos días.

“Laura” ha sido siempre la mayor amenaza para Luisiana. No queremos que la gente se vuelva complaciente porque Marco nos ha dado un respiro”, dijo el gobernador de Luisiana, John Bel Edwards.

El presidente de EEUU, Donald Trump, a instancias de Edwards, ha declarado el estado en emergencia, lo que el gobernador ya había hecho el viernes a nivel estatal.

Greg Abbott, gobernador de Texas, declaró el estado de desastre para 23 condados texanos y pidió al presidente que le de carácter federal, lo que facilita el acceso a fondos de emergencia.

Hay diversas ordenes de evacuación obligatoria vigentes en Luisiana y Texas.

Las autoridades han advertido a la población que los refugios públicos deben ser el último recurso pues no quieren que se aglomere demasiada gente para prevenir los contagios de la COVID-19.

A partir de esta noche, sin embargo, “Marco” puede ocasionar fuertes vientos y lluvias e inundaciones en la costa sur estadounidense, y a mediados de la semana se prevé que Laura lo releve agregando marejada ciclónica y posibles tornados, lo que representa “un prolongado periodo de riesgo para áreas” costeras que pueden ser afectadas por ambos sistemas, según el NHC.

Marco se está debilitado mientras de se acerca lentamente y con vientos máximos de 65 kilómetros por hora (40 millas) a la costa del estado de Luisiana, donde puede tocar tierra el martes como tormenta tropical.

El centro se encontraba a unos 65 kilómetros (40 millas) al sureste de la desembocadura del Misisipi y se movía en dirección noroeste a 9 kilómetros por hora (6 millas).

NAM/EFE