Mercosur pide ayuda a EEUU con vacunas contra el COVID-19

Los cancilleres de los cuatro socios fundadores del Mercado Común del Sur (Mercosur) -Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay- reclamaron este viernes, 12 de marzo, a Estados Unidos que preste más atención a su región, que ha despertado el interés de China desde hace varios años, y así como ayuda con las campañas de vacunación en sus respectivos países.
» EEUU debe escucharnos porque el único que nos presta atención es China, que golpea continuamente nuestras puertas porque el Mercosur somos una región muy rica. Es importante que EEUU reconozca que hay un bloque que apoya aún a Occidente, pero se deben preocupar y acercar más a nuestra región «, dijo el canciller de Uruguay, Francisco Bustillo, en una conferencia virtual organizada por el centro de pensamiento Atlantic Council, con sede en Washington.
También destacó el creciente impacto de China en Latinoamérica el ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Felipe Solá, cuyo país ocupa ahora la Presidencia pro témpore del Mercosur.
» Hay una reconfiguración del tablero internacional y no se puede desconocer el rol protagónico cada vez mayor de China. (…) El Mercosur fue el resultado de un fuerte deseo de integración, conducción a un aumento significativo del comercio entre los cuatro países, pero ese crecimiento se ha estancado en la última década «, descrito Solá.
En sus declaraciones, el uruguayo Bustillo solicitó asistencia a EEUU para que la región latinoamericana encaje mejor el «tsunami económico» que está sufriendo por la pandemia por el COVID-19, aunque no ofreció cifras o planos concretos al respecto.
Su homólogo paraguayo, Euclides Acevedo, fue un paso más allá y lamentó que la » avaricia de algunos ha provocado que las vacunas no lleguen a los países, en especial los latinoamericanos, por igual «.
» Las vacunas deberían ser un bien común universal, pero no las obtenemos debido a la avaricia de algunos «, Dijo Acevedo sobre las vacunas, que Solá catalogó de «fundamentales para todo».
Coincidiendo con la situación preocupante suramericana, el presidente estadounidense, Joe Biden, confirmó esta semana que su Gobierno » compartirá las dosis de vacunas contra el COVID-19 que ha adquirido con el resto del mundo si tiene excedentes «.
La acumulación de dosis de las vacunas por parte de los países ricos, entre ellos Estados Unidos, que administra en promedio 2 millones de dosis diarias, ha hecho que los expertos adviertan que eso puede repercutir en las dificultades de otras naciones con menos recursos para conseguir los preparados suficientes a corto plazo, lo que aumentar el riesgo de mutaciones del COVID-19.
Con información de 800 Noticias