Muy Útil! Los mejores trucos para que los granos no te den gases

Además de ser una buena fuente de proteínas, los granos destacan por su alto contenido en nutrientes y su bajo aporte calórico, por ello los expertos recomiendan consumirlos con frecuencia. Son también ingredientes versátiles con los que podemos preparar infinitas preparaciones, tales como guisos y potajes, al igual que otras recetas más veraniegas, como ensaladas, cremas frías o patés.

Visto así parece que todo son ventajas, pero también es cierto que a causa de los gases que provocan comerlas puede convertirse en una experiencia desagradable. Lo bueno es que existen métodos para evitar, o por lo menos reducir en gran medida, este inconveniente. A continuación te mostramos algunos métodos para digerir mejor los granos y evitar la hinchazón y los gases. Son los siguientes:

Dejarlos en remojo

Seguro que alguna vez has escuchado que el mejor modo de evitar tener gases al consumir granos es dejarlos una noche en remojo. El objetivo de este método es ablandarlas, además de disolver las membranas de la piel y liberar los azúcares oligosacáridos, responsables en gran parte de los desagradables gases intestinales.

Por la misma razón, es recomendable desechar el agua del remojo y no usarla para la cocción. Así nos aseguraremos de que no contienen azúcares.

Añadir especias y condimentos también pueden ayudarnos a evitar los gases y los dolores intestinales. El comino, el anís, el romero o el hinojo son solo algunas de las hierbas que pueden cumplir esta función. Solo hace falta añadirlas a la preparación o tomarlas después de la comida en forma de infusión para beneficiarnos de sus propiedades. En este sentido, también pueden servirnos la menta, la salvia, la canela, la manzanilla y el cardamomo.

Preparar purés o patés

Tomarlas en forma de purés también puede cumplir esta función. Cuando cocinamos los granos a fuego lento y de forma prolongada los azúcares citados anteriormente se descomponen, lo que provoca que sean más fáciles de digerir. Igualmente puede ser útil comerlas trituradas en forma de patés o de hummus.

Comer lento

Si bien es cierto que este consejo puede aplicarse al resto de comidas, masticar sin prisas y triturar correctamente las legumbres también nos ayudará a tener una mejor digestión. No masticar bien los alimentos puede provocar molestias estomacales y digestivas, además de otras dolencias derivadas del consumo excesivo de aire (aerofagia). Igualmente, comiendo rápido no se absorben bien los nutrientes y podemos acabar comiendo en exceso.

Bicarbonato de sodio

Agregar a la preparación una cucharada de bicarbonato de sodio también ayuda a acelerar su preparación y favorece al aparato digestivo.

Fuente/La Vanguardia