No descansar: Una costumbre que termina pasando factura

En la actualidad, muy pocas personas son plenamente conscientes del valor del tiempo libre. A no ser que seas alguien que disfruta realmente de su profesión y que esta no te genere mucho estrés sino que sea una fuente de verdadera satisfacción, es imprescindible que organices tus horas de trabajo de forma que puedas descansar al menos un día a la semana.

En los años ’60 se describió el Síndrome de Burnout y por aquel entonces hacía referencia solo a las personas que estaban en contacto directo con el público y trabajaban en sitios como los hospitales y las cárceles pero en la actualidad este problema puede afectar a cualquier trabajador.

Sus principales síntomas son: el agotamiento, la fatiga crónica, la falta de energía, la despersonalización hacia el trabajo y la escasa eficiencia en el mismo. Si este problema persiste, la persona puede somatizar los síntomas psicológicos ya sea en forma de dolores de cabeza persistentes, enfermedades dermatológicas o gastrointestinales.

Blog de Genesis