Padres localizan a su hijo muerto luego de un mes de búsqueda

Pasaron el último día del año 2020 buscando y orando para que su hijo Yoanfred José Mendoza Escalona, de 27 años de edad, apareciera y así despedir el año juntos, como familia. Ese deseo no fue cumplido.

La búsqueda de Yoanfred, que inició el 30 de diciembre del año pasado, se extendió por todo el municipio Andrés Eloy Blanco, en el estado Lara. Culminó la tarde del pasado 6 de febrero cuando lo localizaron sin vida.

Un angustiante mes vivieron los padres de Yoanfred José, quienes no supieron más de su paradero. Intuían que algo le había ocurrido porque no solía desaparecer tanto tiempo y mucho menos abandonar su trabajo en la agricultura.

Visitaban comisarías, centros asistenciales en Sanare, en otros municipios y hasta en Barquisimeto, pero no lograban dar con él. Varios conocidos se unieron a la búsqueda, que al principio fue muy activa, aunque con el pasar de las semanas el apoyo fue menor.

No se dieron por vencidos

Los padres de Yoanfred José no descansaron y llevados por más que un presentimiento pidieron ayuda a un amigo de ellos que forma parte de un cuerpo de bomberos. La única zona en la que les faltaba por buscar era en un respiradero que funge como pozo, ubicado en el sector Lomas de Timonal, en Sanare.

El funcionario no se negó y acudió al lugar. El pozo tiene al menos una profundidad de 20 metros y cuando hizo la búsqueda encontró lo que buscaba: allí estaba el cuerpo.

De inmediato avisaron a funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) de Quíbor. Una vez extrajeron el cuerpo del pozo los padres de Yoanfred José lo reconocieron por su vestimenta.

El domingo 7 de febrero al cadáver se le realizó la autopsia y el patólogo indicó que se trataba de un homicidio, pues según develó el examen forense, el joven habría fallecido producto de un disparo en la región del tórax. Ahora funcionarios del Eje de Homicidios Lara del Cicpc avanzan con las investigaciones del caso.

La Nación