¿Por qué se comen 12 uvas en nochevieja?

La celebración de Año Nuevo es una fiesta llena de tradiciones y cábalas en busca de una mejor suerte de cara al año entrante. El cambio de calendario muchas veces viene cargado de esperanza y optimismo. Una de las costumbres más famosas es la de comer doce uvas cuando llegan la medianoche, aquí te contamos sobre su origen.

La tradición llegó a Latinoamérica desde España, donde se popularizó entre los últimos años del siglo XIX e inicios del XX. No se sabe si esta cábala empezó con la ingesta de tres o doce uvas a la media noche del Año Nuevo, pero sí que hasta estos días se celebra así en muchos países de habla hispana.

Se dice que se come esta fruta en busca de 12 meses de buena suerte y prosperidad. La costumbre dicta que se debe comer cada uva al sonar cada campanada de la medianoche. No sé sabe con exactitud si el número de uvas responde también a los meses del año por venir.

El periodista estadounidense Jeff Koehler, afirma en su libro “España” que existen dos teorías sobre los orígenes de esta vieja costumbre respecto a las uvas de Año Nuevo. Siendo la más antigua de estas propia de la década de 1880, donde según los diarios de la época se dice que la clase burguesa española empezó a imitar una costumbre francesa de consumir uvas y champagne durante la Nochevieja.

Poco tiempo después, esta costumbre fue adoptada por ciertos madrileños que iban a la Puerta del Sol para oír las campanas de la medianoche y, muy probablemente con ironía o como burla, comer uvas al igual que la clase alta”, detalla Koehler en un texto para el medio estadounidense NPR.

Mientras que la segunda teoría sobre las uvas se sitúa varias décadas después en el año 1909. Se cuenta que durante ese año los productores de Alicante tuvieron una cosecha excedente de uvas blancas Aledo, la variedad típica de esta ciudad del sureste de España.

Estas uvas se vendieron a un precio muy bajo. Pronto la creatividad de los comerciantes las rebautizó como las uvas “de la buena suerte”, nombre con el que son conocidas hasta nuestros días.

La costumbre se extendió por todo el mundo, especialmente por países hispanoparlantes, pero la temporada de uvas no llega igual en todos los lugares. Por lo que se dieron algunas variantes en las que se comen 12 uvas pasas.