Presentan nueva red social para realizar pagos en línea

Entre 150 y 200 usuarios por día se están incorporando al ecosistema de pagos digitales Digo, en buena medida porque está desarrollando funciones y posibilidades que no solo permiten tener múltiples sistemas de pago, sino porque resuelve problemas tan agudos como cotidianos de las personas.
Julio Mier y Terán, presidente ejecutivo de Digo Pago Sistemas, sostiene que la clave del crecimiento está en una propuesta accesible, segura y muy amigable de usar para diferentes tipos de usuarios, diseñada «in house» para satisfacer necesidades concretas de los usuarios venezolanos.
En conversación con Banca y Negocios, Mier y Terán destacó «que Venezuela va claramente a una economía con transacciones 100% digitales y eso es solo cuestión de tiempo, más que de la voluntad de los agentes económicos», porque, más allá de la disposición del Ejecutivo nacional, están las tendencias globales de las que el país no puede alejarse.
Y en esa línea, Digo, como una de las cinco plataformas digitales de pago autorizadas por el Banco Central de Venezuela (BCV), como Proveedores No Bancarios o PSP, desarrolla soluciones para pagar instantáneamente consumos en comercios; gestionar gastos a través de cuentas para personas naturales y jurídicas; manejar tesorería y servicios financieros en empresas; pagar servicios públicos; cancelar ventas con delivery en redes sociales; y ahora está desarrollando un mecanismo para pago de transporte público sin plástico, sino a través de una tarjeta digital con código QR.
Mier y Terán sostiene que «la solución tiene múltiples maneras de pagar, como P2P –pago entre personas-, P2C –personas a comercio-, cobros entre comercio y persona, y recientemente incorporamos B2B que son pagos entre comercios o entre empresas; por ejemplo, una empresa puede pagar a sus proveedores con Digo», indicó.
«Nuestros códigos QR tienen un habilitador de experiencia de usuario para que sea más sencilla. Cuando un usuario va a pagar en un comercio se escanea el código y los fondos se transfieren de inmediato, no como en las transferencias bancarias que implican una espera de 24 horas, de manera que no hay un proceso de compensación; todo es al instante», refiere Julio Mier y Terán.
Con información de Banca y Negocios