Raúl Leoni: Encuentran cadáver flotando en un tanque subterráneo

Bastante tomado, tras unas horas de tragos junto con un amigo, Robert Amesty Morán, de 47 años, puso fin a su vida cuando tomó la terrible decisión de meterse a bañar en un tanque de agua subterráneo que sirve al bloque 7 del complejo habitacional Raúl Leoni, al Oeste de Maracaibo, lo cual le provocó la muerte por inmersión.
Versiones de familiares revelaron que pasadas las 7.00 de la noche del domingo y en vista de que Amesty Morán no aparecía, emprendieron su búsqueda infructuosa.
Un allegado confirmó que, al caer la noche, el amigo de Amesty Morán decidió marcharse y este quedó solo en su hogar: “Parece que se fue a bañar, pero al abrir el chorro, no salió agua, por lo que decidió sumergirse en el tanque subterráneo del edificio”.
La preocupación aumentó cuando la esposa del hoy occiso llamó al amigo que compartió esa tarde con su pareja y éste le confirmó que Amesty había quedado allí en el edificio: “Él se quedó, yo estoy en mi casa”.
La desaparición del hombre acrecentó la angustia en sus allegados, quienes comenzaron a dar vueltas por el sector en su búsqueda y a llamarlo a gritos sin que obtuviesen respuestas.
Avanzaba la noche y una dama, de quien se desconoce si era vecina o pariente de Amesty Morán, se dirigió al tanque de agua para encender el hidroneumático y quedó patidifusa cuando por una hendija de la tapa del tanque observó unos pies humanos.
La mujer se espantó en carrera y relató lo que había visto y cuando se acercaron para reconocer el cuerpo, se dieron cuenta de que se trataba de Amesty Morán, que yacía flotando en el interior del tanque.
Los investigadores de la Unidad de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) se presentaron en el lugar y dieron inicio a las pesquisas. Procedieron a sacar el cuerpo hinchado y sin vida de Amesty Morán y lo trasladaron a la Morgue de Castillo Plaza, para practicarle la necropsia de Ley y determinar la causa y hora exacta de su muerte.
NAM