Recrudece la falta de agua y ciudadanos cierran calles de Maracaibo

Cansados de deambular con sus recipientes en los edificios que cada vez limitan sus reservas, habitantes de los cerros de 5 de Julio bajaron este viernes 28 de mayo con sus recipientes, troncos y todo aquello que sirviera para trancar esta importante arteria vial y exigir que «abran las llaves para poder abastecerse de agua».
Aunque Hidrolago anunció que irían suministrando el servicio de manera progresiva, sectores como Valle Frío, Cerro Apache, Cerros de Marín, La Lago y el Milagro ya tienen más de 40 días sin recibir agua potable, sus habitantes aseguran que las cisternas no surten a los sectores si no se les cancela la carga completa.
«Majinate, nosotros nos pasamos el día cazando a las cisternas para que nos vendan una pipita y cuando pasan, van en dos ruedas y cuando los paramos, dicen que solo están llevando a los edificios porque les pagan la carga completa», dijo Noemí González.
Señalan que sus días transcurren desde que se levantan, «es agarrando sus carritos» que ellos mismos construyen para «carretear» sus recipientes y salir a pedir agua en los edificios que los rodean, así como en las zonas comerciales.
«Yo paso el día caleteando con mis pimpinitas en un edificio donde trabaja un pariente, pero ya le han llamado la atención porque el condominio lo ha pillado varias veces y tienen razón en molestarse porque ellos la pagan», expresó un vecino de Cerros de Marín que no quiso identificarse.
Hacen un llamado a Hidrolago para que agilicen el servicio de distribución en los sectores, ya que dicen que ya el agua solo les dura para «beberla y medio bañarse», porque ya para los baños no les alcanza.
«Ya estamos hartos de este mal servicio al que nos tienen sometidos, al maltrato de la vida de los ciudadanos» dicen.
CIERRAN LAS DELICIAS
Los pacientes renales también manifestaron en la avenida 15 Las Delicias para exigir el suministro de agua potable, con la finalidad de cumplir sus tratamientos. Policías posteriormente acabaron con la concentración sin ningún tipo de solución para los enfermos.
Además, vecinos en Santa Lucía denuncian vivir un calvario. Han transcurrido más de 45 días sin agua potable por tubería. Los habitantes de esa zona afirman que recorren un «viacrucis», de entre nueve y 15 cuadras en busca de un alma caritativa que les brinde una mano amiga para poder beber del vital líquido.
La Verdad