Registran más de mil indígenas fallecidos por COVID-19 en Brasil

El número de indígenas muertos en Brasil por la pandemia superó este viernes, 12 de marzo, el millar, lo que supone que al menos tres indígenas fallecen al día por COVID-19, según datos divulgados por la Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil (APIB).
De acuerdo con la organización, en Brasil ya son mil un muertes por el virus que ha afectado a 163 aldeas, donde cerca de 50 mil 500 indígenas se han contagiado desde que la pandemia llegó al país el 26 de febrero de 2020, reseñó EFE.
Las cifras casi duplican las divulgadas por el gobierno brasileño. Datos de la Secretaría Especial de Salud Indígena (Sesai) señalan que 601 indígenas han muerto por la enfermedad y 44 mil 571 se han contagiado.
Esto se debe a que el gobierno solo tiene en cuenta los casos de indígenas que viven en aldeas, pero excluye aquellos que habitan en contextos urbanos.
De acuerdo con el Censo de 2010, en Brasil viven cerca de 900 mil indígenas, de 305 etnias, que representan 0,47% de la población total del gigante suramericano. Hace 10 años, el número de indígenas viviendo en áreas urbanas era de unos 325 mil.
Esto hace que la tasa de letalidad por el COVID-19 entre estos pueblos sea de hasta 7%, tres veces superior a la que actualmente se registra con el resto de la población brasileña (2,4%), considerada una de las más altas del mundo.
Entre los factores que hacen tan alta esa tasa están el tener un sistema inmune más frágil, no contar con fácil acceso a los servicios de salud y las frecuentes invasiones de sus territorios por mineros ilegales y comerciantes de madera que llevan consigo el virus a las aldeas, además de devastar la selva.
Por esta razón, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), desde julio del año pasado y hasta diciembre, ha concedido gradualmente tres medidas cautelares a favor de los pueblos indígenas yanomami, ye’kwana, munduruku, guajajara y awá, lo cual fue informado este viernes a la Corte Suprema de Justicia en Brasil, pues la situación continúa crítica en los territorios indígenas.
De acuerdo con la CIDH, los pueblos indígenas viven en una “situación de riesgo” frente a la pandemia, por su “particular susceptibilidad” a enfermedades respiratorias y que los contagios crecen “rápidamente” en sus territorios por el “deficiente” sistema de salud y la presencia de terceros no autorizados en sus territorios, “favoreciendo el flujo del virus”.
Según la APIB, fue necesario informar sobre las cautelas de la CIDH a la Corte Suprema, luego de que las invasiones a las tierras indígenas por terceros y las dificultades para acceder al sistema de salud persisten en varias aldeas del país, pese a que ya el mismo tribunal había ordenado desde el año pasado al gobierno nacional adoptar medidas para contener la pandemia en esos pueblos.
Con información de Globovisión