Renuncian 20 profesionales de la salud en el Ambulatorio de El Chivo

Veinte profesionales del sector salud del Ambulatorio Rural II Pueblo Nuevo El Chivo en el municipio zuliano, Francisco Javier Pulgar renunciaron de forma masiva y otros están pidiendo traslado, debido a los abusos de poder y acoso laboral perpetrados por la autoridad única municipal en salud, Víctor Urdaneta y la directora del centro de salud, Haideé Urdaneta.
La bionalista, enfermeros, camareros, médicos y parte del personal que realiza las pruebas rápidas de la covid-19, renunciaron en repudio a las acciones irregulares que se vienen cometiendo en este ambulatorio.
Glenys Nava, bionalista del centro asistencial, denunció que se vio obligada a renunciar a su cargo, el pasado jueves, tras exigirle la directora del ambulatorio que entregara las llaves del laboratorio y que de no hacerlo, la iban a llevar a la policía.
Indicó Ibarra que por primera vez en los 9 años de servicio en la institución, le solicitan las llaves para fines que no están claros. Situación que la alertó pues, hacia unos días, habían solicitado a otra persona las llaves de la farmacia del ambulatorio.
La denunciante explicó que en vista a las amenazas y hostigamiento, prefirió renunciar para evitar puedan implicarla en hechos irregulares. Está decisión, trajo una reacción en cadena con el resto del personal que también lo estaban acosando.
María Urdaneta, jefa municipal de enfermería, también renunció a su cargo por irrespeto de la autoridad de salud del municipio, al poner su nombre en un traslado de equipos de la unidad odontológica hacia otro ambulatorio sin su conocimiento. Mudanza que no permitió hacer la comunidad. Además de esto, de manera sospechosa le borraron todos los registros médicos que tenía desde el 2016 en el computador.
Por su parte, la doctora Amileth Parra, aseveró que el representante de salud municipal le gritó a “los cuatro vientos” que él mandaba más que la directora regional de salud, Omaira Prieto y que él podía hacer lo que quisiera en el municipio.
Acotó que como profesionales que están enfrentando esta pandemia, no son atendidos, pues no son incluidos en la distribución de la gasolina que les garantice trasladarse hacia sus trabajos, mucho menos son dotados de bolsas Clap. Por si fuera poco, se llevaron la única ambulancia que tenian al recién inaugurado ambulatorio AR2 de 4 Esquinas.
En plena pandemia, estos despidos agudizan la crisis de salud del sector, más aún cuando en este centro, se atienden diariamente unos 100 pacientes y un aproximado de cinco partos.
Ante estos atropellos, las 20 personas que renunciaron a sus cargos hicieron un llamado al alcalde del municipio y a la autoridad regional de salud para que investiguen el caso.
Catarine Castro
Fotos: Cortesía