Ronaldinho y su falso pasaporte

El astro de fútbol Ronaldinho escribió otro capítulo de su problemática vida fuera de las canchas al ser detenido junto con su hermano por ingresar con pasaportes falsos en Paraguay.

Los brasileños no necesitan pasaporte para entrar a Paraguay y las autoridades investigan qué puede haber detrás de esto, mientras mantienen presos al exjugador y su hermano.

Ronaldinho y su hermano Roberto de Assis permanecen presos tras llegar el miércoles pasado a Asunción con pasaportes falsos. Su abogado Sérgio Queiros confirmó que los documentos eran falsos y sostuvo que eran un regalo de un empresario que también fue apresado.

Ronaldinho y su hermano dicen que fueron a Asunción por razones de negocios. Pero no está claro por qué el jugador entró a Paraguay usando un pasaporte paraguayo falso dado que los brasileños no necesitan pasaporte para ingresar a Paraguay, solo una tarjeta de identificación. Un fiscal paraguayo le dijo a medios brasileños que Ronaldinho será investigado por otros delitos, sin revelar cuáles.

El Instituto Ronaldinho Gaúcho, que dejó de funcionar a fines del 2010, fue investigado en dos ocasiones por supuestos contratos irregulares con la municipalidad de Porto Alegre. La primera vez fue en el 2012, en que concejales dijeron que se había pagado más de 100.000 dólares al instituto educativo encabezado por Ronaldinho. La investigación se cerró cuando varios políticos llegaron a la conclusión de que el jugador y su hermano no habían tenido malas intenciones.

Tres años después, fiscales del estado de Río Grande do Sul trataron de reabrir el caso, afirmando esta vez que las irregularidades involucraron 300.000 dólares. Un juez dictaminó que no había razón alguna para condenar a los hermanos.

Ronaldinho fue multado por construir una plataforma ilegal de pesca y un muelle en la ribera del río Guaiba, en Puerto Alegre, su ciudad, en el 2015. Rechazó la multa por años, hasta que un juez se quedó con su pasaporte, diciendo que tenía que pagar unos 2 millones de dólares en concepto de daños.

A pesar de no tener pasaporte, Ronaldinho era un embajador turístico del gobierno derechista de Jair Bolsonaro desde septiembre. Posteriormente pagó la multa y recuperó su pasaporte

Diario Las América