Según estudios usar la misma mascarilla muchas veces es peor que no usarla

Los investigadores comprobaron que usar mascarilla sin importar si es vieja no siempre es mejor que no llevar nada. El estudio demuestra que una mascarilla quirúrgica usada, que llega a bajar a una filtración menor de 30%, es peor que ir sin ella. Los resultados se publicaron en la revista Physics of Fluids.

Se sabe ampliamente que usar una mascarilla ayudará a mitigar la propagación comunitaria de coronavirus. Sin embargo, se sabe poco sobre la eficacia específica de las mascarillas para reducir la carga viral en las vías respiratorias de los que los usan.

Investigadores de la Universidad de Massachusetts Lowell y la Universidad Bautista de California examinaron el efecto de usar una máscara quirúrgica de tres capas en los flujos de aire. Evaluaron los efectos de la máscara en la inhalación y deposición de partículas ambientales en las vías respiratorias superiores.

“Es natural pensar que usar una máscara, sin importar si es nueva o vieja, siempre debería ser mejor que nada. Pero nuestros resultados muestran que esta creencia solo es cierta para partículas mayores de 5 micrómetros, no para partículas finas menores de 2,5 micrómetros”, explica el autor Jinxiang Xi.

Estudio

Los investigadores encontraron que usar una máscara con una eficiencia de filtración baja (menos de 30%) puede ser peor que sin ella. Para ello desarrollaron un modelo de máscara facial computacional utilizando un modelo fisiológicamente realista de una persona que usa una máscara quirúrgica con pliegues. Luego, usando métodos numéricos, rastrearon las partículas a través de la máscara.

Examinaron el comportamiento y el destino de los aerosoles que pasan a través de la máscara, a la cara, a las vías respiratorias y, finalmente, donde se depositan en la nariz, la faringe o el pulmón.

El modelo mostró que una máscara cambia el flujo de aire alrededor de la cara. De modo que en lugar de que el aire entre en la boca y la nariz a través de caminos específicos, llega a través de toda la superficie de la máscara, pero a velocidades más bajas.

La velocidad más baja cerca de la cara favorece la inhalación de aerosoles en la nariz por lo que, aunque las máscaras filtran cierto número de partículas. Sin embargo, las partículas que escapen de la filtración de la máscara pueden entrar al tracto respiratorio.

Descubrieron que la eficiencia de filtración de la máscara quirúrgica de tres capas puede variar de 65% si es nueva al 25% cuando se usa. Por ello, usar una máscara a 65% de manera adecuada brindará una buena protección. Pero usar una máscara de filtración a 25% puede ser peor que no usar ninguna.

“Esperamos que las autoridades de salud pública fortalezcan las medidas preventivas actuales para frenar la transmisión del coronavirus. Entre ellos, elegir una mascarilla más eficaz, usarla adecuadamente para la máxima protección y evitar el uso de una mascarilla quirúrgica excesivamente usada o vencida”, apunta Xi.

Con información de El Nacional