Un brote de 657 contagios de COVID en un matadero de Alemania obliga a volver a cerrar los colegios de la zona

La pandemia del nuevo coronavirus ha dejado en las últimas 24 horas en Alemania 30 víctimas mortales y 345 casos, frente a los nueve fallecidos y los 378 contagios de la jornada anterior, según el balance publicado este miércoles por el Instituto Robert Koch, la agencia gubernamental alemana encargada del seguimiento de las enfermedades infecciosas.

Preocupa especialmente el rebrote en un matadero en el norte del país donde al menos 657 trabajadores han dado positivo por coronavirus. Toennes, uno de los mayores procesadores de carne de Alemania, ya ha dejado de sacrificar animales este miércoles y la empresa está cerrando el matadero por etapas. Por su parte, el gobierno local de Gutersloh, donde se encuentra la planta, ha anunciado que cerrará las escuelas y jardines de infancia a partir del jueves como medida de precaución.

Alemania, que ha tenido relativamente éxito en contener el nuevo coronavirus, en mayo anunció que estaba endureciendo las reglas sobre los mataderos. Decidió prohibir la subcontratación del trabajo de envasado de carne a través de agencias de empleo después de una serie de brotes de coronavirus entre los trabajadores del matadero, dijo el ministro de Trabajo Hubertus Heil.

Toennes ha dicho en un comunicado que la reapertura de la planta dependerá de lo que decidan las autoridades. Las pruebas positivas siguieron a un extenso programa de pruebas en sus 19 mataderos en Alemania. En las pruebas en otras plantas no han encontrado signos del virus y por eso la producción en otros lugares continúa.

Fernando Simón analiza el brote alemán

«No sé cuáles son las condiciones de la matanza, pero entiendo que son unas condiciones con unas temperaturas y una humedad que puedan favorecer la supervivencia del coronavirus en superficie por un tiempo más largo», ha explicado Fernando Simón en su rueda de prensa diaria sobre la incidencia del COVID-19 en España.

«Los mataderos tienen condiciones muy particulares, no solo por el medio ambiente en el que se pueden mover, sino por el tipo de profesionales, el tipo de trabajo, los grupos sociales de los que vienen estos profesionales y por los mecanismos de prevención de estos mataderos», ha agregado Simón.

Cadenaser.com