Programa «Quédate en México» inicia este lunes

El Gobierno de Estados Unidos, junto con su par mexicano, reanudó este lunes el programa “Quédate en México” o Protocolos de Protección a Migrantes(MPP por sus siglas en inglés), ante las dudas de si lograrán canalizar las solicitudes de asilo de las personas que tendrán que esperar en el país vecino la evolución de sus casos en EE.UU.
La medida fue puesta en marcha por el expresidente Donald Trump y la actual administración de Joe Biden la derogó. En este mismo año, un juez federal ordenó reanudar la medida, y desde ese momento, la nación norteña ha tenido que negociar con México sobre los aspectos a tener en cuenta en caso de su reanudación.

A pesar de que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) aseveró que se hicieron los cambios para brindar mayores garantías, los defensores de los migrantes consideran que serán insuficientes.
“Es probable que los migrantes enfrenten desafíos similares a los que enfrentaron cuando se implementó por primera vez”, aseguró a medios internacionales la analista del Instituto de Política Migratoria (MPI), Jessica Bolter.
La Casa Blanca insistió la semana pasada en que ha trabajado de cerca con la administración del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, con el objetivo de ofrecer refugios y transportar de manera segura a los solicitantes de asilo en el proceso, pero esto generó críticas.
Sin embargo, defensores de migrantes declararon que no queda claro como ambos países harán para garantizar un refugio seguro a los solicitantes de asilo, pues muchos refugios en la zona fronteriza están llenos de migrantes que viven allí.

El DHS incluyó como nuevo cambio del programa «Quédate en México” el compromiso de que los procedimientos de forma general concluirán dentro de los seis meses tras el regreso inicial de una persona a México, un plazo que también ha sido cuestionado por los defensores de los migrantes.
Por su parte, México envió una respuesta mediante su cancillería donde revela que tras un diálogo binacional “el Gobierno de los Estados Unidos ha aceptado las preocupaciones de carácter humanitario del Gobierno de México, entre las que destacan mayores recursos para albergues y organizaciones internacionales”.
Además, “la protección para grupos vulnerables, la consideración de las condiciones locales de seguridad y de capacidad de albergue y de atención del Instituto Nacional de Migración (INM), así como la aplicación de medidas contra el COVID-19”, continúa el texto.
De acuerdo con la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, el país aceptó momentáneamente el restablecimiento del MPP que dejó varado 70 mil migrantes varados en México, mientras esperaban su cita en Estados Unidos.
“El Gobierno de México reitera su compromiso con los derechos humanos de las y los migrantes, así como para mantener una migración ordenada, segura y regular. Asimismo, el Gobierno de México continuará promoviendo la cooperación para el desarrollo, con programas de efectos directos e inmediatos, como la principal vía de atención al fenómeno migratorio en la región”, finaliza el texto.
Con información de Telesur